¿QUÉ ES LA DISCREPANCIA FISCAL?

0
718

La discrepancia fiscal consiste básicamente en un mayor número de gastos que de ingresos de un contribuyente, es decir: gasta más de lo que gana. Por lo tanto, cuando las autoridades fiscales detectan este tipo de situaciones, hay una evidente presunción de que no se están reportando la totalidades de los ingresos que tiene este contribuyente. Para delinear este procedimiento reproducimos de una forma íntegra lo expuesto en el artículo 91 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta:

«Las personas físicas podrán ser objeto del procedimiento de discrepancia fiscal cuando se compruebe que el monto de las erogaciones en un año de calendario sea superior a los ingresos declarados por el contribuyente, o bien a los que le hubiere correspondido declarar. Para tal efecto, también se considerarán erogaciones efectuadas por cualquier persona física, las consistentes en gastos, adquisiciones de bienes y depósitos en cuentas bancarias, en inversiones financieras o tarjetas de crédito. Las erogaciones referidas en el párrafo anterior se presumirán ingresos, cuando se trate de personas físicas que no estén inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes, o bien, que estándolo, no presenten las declaraciones a las que están obligadas, o que aun presentándolas, declaren ingresos menores a las erogaciones referidas. Tratándose de contribuyentes que tributen en el Capítulo I del Título IV de la presente Ley y que no estén obligados a presentar declaración anual, se considerarán como ingresos declarados los manifestados por los sujetos que efectúen la retención. No se tomarán en consideración los depósitos que el contribuyente efectúe en cuentas que no sean propias, que califiquen como erogaciones en los términos de este artículo, cuando se demuestre que dicho depósito se hizo como pago por la adquisición de bienes o de servicios, o como contraprestación para el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes o para realizar inversiones financieras ni los traspasos entre cuentas del contribuyente o a cuentas de su cónyuge, de sus ascendientes o descendientes, en línea recta en primer grado. Los ingresos determinados en los términos de este artículo, netos de los declarados, se considerarán omitidos por la actividad preponderante del contribuyente o, en su caso, otros ingresos en los términos del Capítulo IX de este Título tratándose de préstamos y donativos que no se declaren o se informen a las autoridades fiscales, conforme a lo previsto en los párrafos segundo y tercero del artículo 90 de esta Ley. En el caso de que se trate de un contribuyente que no se encuentre inscrito en el Registro Federal de Contribuyentes, las autoridades fiscales procederán, además, a inscribirlo en el Capítulo II, Sección I de este Título. Para conocer el monto de las erogaciones a que se refiere el presente artículo, las autoridades fiscales podrán utilizar cualquier información que obre en su poder, ya sea porque conste en sus expedientes, documentos o bases de datos, o porque haya sido proporcionada por un tercero u otra autoridad. Para los efectos de este artículo las autoridades fiscales procederán como sigue:

 I.          Notificaran al contribuyente, el monto de las erogaciones detectadas, la información que se utilizó para conocerlas, el medio por el cual se obtuvo y la discrepancia resultante. 

II.         Notificado el oficio a que se refiere la fracción anterior, el contribuyente contará con un plazo de veinte días para informar por escrito a las autoridades fiscales, contados a partir del día siguiente a la fecha de notificación, el origen o fuente de procedencia de los recursos con que efectuó las erogaciones detectadas y ofrecerá, en su caso, las pruebas que estime idóneas para acreditar que los recursos no constituyen ingresos gravados en los términos del presente Título. Las autoridades fiscales podrán, por una sola vez, requerir información o documentación adicional al contribuyente, la que deberá proporcionar en el término previsto en el artículo 53, inciso c), del Código Fiscal de la Federación. 

III.          Acreditada la discrepancia, ésta se presumirá ingreso gravado y se formulará la liquidación respectiva, considerándose como ingresos omitidos el monto de las erogaciones no aclaradas y aplicándose la tarifa prevista en el artículo 152 de esta Ley, al resultado así obtenido.  «

Esta situación ha cobrado recientemente mayor importancia ante el anuncio de que el próximo año se establecerá un sistema de facturación instantánea con el cobro de tarjetas de crédito, mismas que estarán asociadas al RFC del contribuyente, por lo que de forma cada vez más efectiva el SAT tendrá información de los gastos y operaciones que realizas, lo que le permitirá detectar de forma automatizada a quienes puedan encontrarse en esta situación irregular para abriles un procedimiento de discrepancia fiscal. De momento se habla de que la medida (la facturación instantánea) será opcional para los ciudadanos, sin embargo, existe la posibilidad de que se vuelva algo obligatorio más adelante, por lo que conviene regularizarte en caso de que no te encuentres al corriente de tus contribuciones, o de tus obligaciones fiscales.

Lic. Eric Ricardo Ramírez Álvarez.

Asesoría Jurídica Inteligente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here